domingo, 30 de diciembre de 2018

Monumento a la poesía gris


el verso afable, de sonar sereno se perdió
en el tiempo y en su lugar fueron surgiendo
las sombras luctuosas, siniestras y umbrías
acompañando a un nuevo verso

en frases perfumadas, lisonjeras, tejía con
los hilos de dianas diamantinas sus versos
el poeta, y nada perturbaba su paz, y
la poesía surgía como agua entre las rocas

pero, he aquí que de pronto entró en su lira
el infortunio, y no hubo paz, no hubo poesía,
sólo dolor y pesadumbre. Sólo quietud,


sólo silencio. El canto vital aquietaba su voz.
Y surgió entonces el verso gris, como
un mustio monumento a la poesía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los olores que nos nombran

Esta gama de olores conforma, en su conjunto, el bagaje cultural que es capaz de identificarnos en nuestra individualidad. Cuando era...