viernes, 21 de agosto de 2015

¿Candidato blanco?

Publicado en el Diario de Centro América el 21 de agosto de 2015

Imagen de Google

Es un hombre “caedor bien” que ha hecho su prestigio a base de sembrar en el ciudadano la semilla del buen humor.

Para quienes nos desenvolvemos en el mundo de la comunicación política no resulta nada extraño la fabricación de candidaturas a la medida de los intereses de grupos de poder. El fin justifica los medios, dice un refrán marxista, convertido en refrán popular. En el contexto de las presentes elecciones, resulta muy sintomático que una de las candidaturas políticas que hace apenas pocos meses era ignorada por la casi totalidad de ciudadanos, hoy resulte en los primeros lugares de popularidad. ¿Obra y gracia del Espíritu Santo? ¿Obra y gracia de la publicidad en redes sociales? ¿Obra y gracia de expertos en marketing? ¿Obra y gracia de la capacidad discursiva del candidato?

Todas estas interrogantes no encajan en nuestro esquema de análisis, son preguntas que se quedan en el amplio mundo de la incertidumbre. Cuando se ven los spots publicitarios se contempla a los candidatos a la primera y segunda magistratura casi siempre rodeados de muy contados ciudadanos. No se contempla el efecto de masa, con la lente de la cámara en gran angular para captar la mayor cantidad de potenciales electores. Por el contrario, se les ve casi siempre caminando por las calles con grupos reducidos de personas.

Una característica del candidato presidencial es que les habla bajito, casi al oído, con lenguaje sencillo, casi hogareño, lo cual lo diferencia de los demás candidatos, quienes hacen gala de sus gritos y ademanes grandilocuentes. Se dice que maneja muy bien su mensaje en las redes sociales. Por lo demás, es un hombre “caedor bien” que ha hecho su prestigio a base de sembrar en el ciudadano la semilla del buen humor. No tiene antecedentes delictivos ni reñidos con la ética y la moral, a excepción de su apellido que coincide con esta última palabra.

Pero de todo eso a estar en los primeros lugares de popularidad, con todo respeto y aprecio, por más que me devano los sesos, no logro entender cómo lo ha logrado. De esa cuenta es que me atrevo a sostener la tesis de que es un candidato blanco fabricado por poderes fácticos, auxiliados por algunos medios de comunicación para propiciar una tercera vía de elecciones, como una oferta contraria a los dos grandes punteros que desde hace años vienen haciendo propaganda directa e indirecta.

La tesis de la tercera vía puede atraer a las grandes masas de indecisos, a significativos grupos de ciudadanos que han tomado la plaza de la Constitución por varias semanas, a personas que si bien es cierto no han asistido a las concentraciones, mantienen una actitud de recia crítica contra los políticos de siempre.

Esta idea de la tercera vía es políticamente correcta y legítima si no tomáramos en cuenta que “no hay almuerzo gratis” y que en un caso llegue a “cuajar” en la mente de los electores, una vez conquistado el poder, estos nuevos dirigentes cedan a las presiones de quienes los impulsaron hacia las alturas. Hoy, las encuestas “les sonríen” por no sé qué poder omnímodo, aunque a decir verdad, la única encuesta certera y válida es el día de las elecciones.

martes, 11 de agosto de 2015

Poema III de Pájaro Errante (Poemario inédito)

III

Imagen de Google

Había un gorrión de vuelos insurgentes.
Había dos gorriones de vuelos insurgentes.
Había tres gorriones de vuelos insurgentes.
De pronto
No había gorriones de vuelos insurgentes.
Solo plumajes de gorriones esparcidos por el mundo.
Y en el púlpito del pueblo
recuerdos disecados de gorriones insurgentes.
En un supermercado vendíanse plumajes

de gorriones insurgentes.

sábado, 8 de agosto de 2015

¿Refundar el Estado?

Publicado en el Diario de Centro América, el 7 de agosto de 2015


Ya lo dijo una vez Alfonso Portillo: "En época electoral todos mienten", y ¡ay de aquel que sea crea sus mentiras"

En época de elecciones se escuchan muchas propuestas; ofrecimientos que van desde ampliar la cobertura de las bolsas de alimentos, pasando por enseñar a leer y escribir al ciento por ciento de los guatemaltecos. La propuesta que más me ha impacto es aquella relacionada con refundar el Estado. Creo que el candidato que hace esta propuesta no tiene la más peregrina idea de lo que esto significa.

En efecto, refundar significa “volver a fundar”, es decir, un borrón y cuenta nueva de la complicada y profunda gama de factores que conforman un Estado; desde redefinir su territorialidad hasta modificar su aparato económico y productivo, su régimen jurídico y político, amén de su conformación ideológica con toda su gama de estructuras que atraviesan lo educativo, lo científico, lo cultural, lo religioso, lo artístico y un sin fin de etcéteras.

Si tan siquiera nos propusiéramos introducir un cambio estructural en lo económico, tendríamos que hablar de cambiar el modo de producción imperante (formalmente el capitalista, aunque con serias asimetrías); esto se relaciona necesariamente con el régimen de propiedad de los medios de producción, redefinir las relaciones sociales de producción, actualizar la infraestructura productiva, y otra serie de medidas que ningún político, en su sano juicio, se atrevería siquiera a cuestionar. Si para introducirle algunas pírricas reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos se han llevado ya bastante tiempo, entre discusión y elusión, imagínese usted lo que sucedería si se pensara refundar el Estado. Cuba, en todos sus años de revolución, no ha podido aterrizar y profundizar todas las reformas que se habían propuesto al inicio. Pensar que un candidato, ya hecho presidente, pueda refundar el Estado es algo así como soñar con los “coyoles del gallo”, como dice el refrán popular.

Los candidatos en su afán de atrapar electores ofrecen el oro y el moro; corresponde a la ciudadanía cernir con el lente de la crítica objetiva, las propuestas, a cuales mejores, ofrecidas por los políticos. Ya lo dijo una vez Alfonso Portillo: “En época electoral todos mienten”, y ¡ay de aquel que se crea sus mentiras! Lo más que puede alcanzar un presidente en cuatro años de gobierno es realizar algunas reformas o acomodos a situaciones puntuales; es decir, proponer reformas a algunas leyes vigentes, modificar impuestos, cambiar algunas normas en los manuales y procedimientos administrativos, así como construir alguna obra física o inaugurar chorritos.

Los más bien intencionados podrían iniciar y completar una decidida estrategia de combate a la corrupción, iniciada desde los niveles más bajos hasta los más encumbrados oropeles del poder. Esto, si bien es cierto, no es todo, sería un excelente principio para construir y heredar a la Nación, los cimientos de una ética del servidor público.

sábado, 1 de agosto de 2015

De la arcilla a la virtualidad (II)

Publicado en el Diario de Centro América el 31 de octubre de 2015


Imagen de Google


Existe un tercer grupo de seres humanos que nacen hoy día con “el chip tecnológico” incorporado.

El surgimiento de la Tecnología de la Información y la Comunicación, tal como se conoce actualmente constituye el resultado de un proceso acelerado de desarrollo en el campo de la ciencia, a partir de la Segunda Guerra Mundial, marcando escenarios en diferentes esferas de la actividad humana. Hoy existe un cuantioso conocimiento en el manejo tecnológico que está influenciado por los avances en el ámbito de la cibernética, la microtecnología, los sistemas de redes, terminales y diversos servicios que actualmente cubren y que nos han hecho más cómoda, rápida y económica la vida.

Shanon y Weaver son los pioneros de este inmenso mundo tecnológico que hoy se conoce como mundo virtual y cuyos orígenes se remontan a la Teoría Matemática de la Información, más conocida como Informática. Con su libro de difusión mundial estos científicos dieron las primeras claves de lo que en el futuro sería la primera computadora; y tras esta, el surgimiento y pronta expansión de los sistemas inteligentes que han contribuido a mejorar las condiciones económicas, sociales y políticas de la población mundial. El mundo de Internet vendría después, con el surgimiento del primer sistema de comunicación entre computadoras, más conocido como sistema APRA.

El APRA nace en los Estados Unidos, como un sistema de comunicación de carácter militar. Sus principios y procedimientos se extenderían más tarde a sistemas externos, comunicación entre instituciones y personas. El avance científico en esta área, ha provocado cambios en el lenguaje y la estructura de pensamiento humano. Por ejemplo, la nueva tecnología ha provocado que se divida a los seres humanos en varios grupos: los nacidos antes de este boom tecnológico y los nacidos dentro de este nuevo mundo informativo. De esa cuenta se habla de migrantes y nativos tecnológicos. Los primeros han tenido que sufrir un proceso de adaptación tecnológica. Los segundos, simplemente han ido adquiriendo habilidades que el sistema les ha proporcionado. Existe un tercer grupo de seres humanos que nacen hoy día con “el chip tecnológico” incorporado. A esta generación se le llama Gnet.

Las tecnologías de información y comunicación son hoy día, una de las grandes tendencias que marcan el futuro de la Humanidad; y en el campo educativo, exigen cada vez más por parte de profesores y estudiantes, un dominio de las diversas herramientas que pueden adaptarse en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Los maestros están cada vez más preocupados por aplicarlas en sus respectivos cursos, propiciando nuevas habilidades en sus estudiantes que les permiten acercarse al conocimiento con una nueva actitud científica.


Si usted es de esas personas que “ni fu, ni fa” con la tecnología de la información y la comunicación, más le valdría asomarse a esta ventana de inmensas posibilidades. No sea tímido, #IncorpóreseYa.

Los olores que nos nombran

Esta gama de olores conforma, en su conjunto, el bagaje cultural que es capaz de identificarnos en nuestra individualidad. Cuando era...