viernes, 26 de julio de 2013

La política y lo efímero del político

Publicado en Diario de Centro América el 26 de julio de 2013

El político, en lo inmensurable de la política, resulta ser efímero.

Aristóteles, en su tratado sobre política, alude a los mecanismos que una sociedad utiliza para gobernar/se. Sienta en sus escritos la estructura del poder político y perfila la trilogía que más tarde sería retomada por la Revolución Francesa: el poder judicial, el legislativo y el ejecutivo.

Alrededor de estos tres poderes políticos giran las acciones humanas de quienes viven de y para la política. Y aunque en nuestro país “ser político” equivale a “ser corrupto”, teóricamente todos los seres humanos de-sempeñamos roles políticos dado que convivimos en una comunidad con un estado de reglas sociales, muchas de las cuales están debidamente articuladas en la esfera de lo jurídico. Y es precisamente este juego de roles el que permite (y exige) una participación de los ciudadanos en la conducción de la cosa pública. No hacer nada es, en todo caso, una actitud política.

La política, por supuesto, no se relega solo a la acción en la vida pública. También está presente en la vida privada, en la empresa, en la vida social, deportiva, religiosa, artística; aun en las actividades lúdicas que practican los niños/as se establecen roles que son en sí mismos juegos políticos.

Entendida de esta manera, la política es transtemporal, es decir, trasciende los tiempos, no tiene edad, principio, ni fin, dado que es un estado de conductas permitidas, toleradas y prohibidas que la sociedad se impone para garantizar su funcionamiento.

Ahora bien, en la política, los individuos transitan, participan, cohabitan, realizan prácticas para beneficio propio y social. Pero este transitar tiene su tiempo y su espacio. Y este tiempo y espacio, en lo inmensurable de la política, resulta ser efímero.

De ahí que quien quiera trascender a través de su acción política debe realizar su mejor esfuerzo por dejar la impronta de sus actos en todo cuanto haga. Desafortunadamente algunos políticos se preocupan más por el hoy, y descuidan el mañana, lo que los convierte en doblemente efímeros.

viernes, 19 de julio de 2013

De tanques a reactores de pensamiento

Publicado en Diario de Centroamérica el 19 de julio de 2013
Un largo recorrido de la plaza pública a las redes sociales.
Think tank es un concepto anglosajón que se refiere a las personas que generalmente sirven de guías intelectuales en diversas actividades, generalmente políticas o económicas. Los tanques de pensamiento se caracterizan por su papel de “expertos” en temas específicos y cuya voz tiene un peso significativo en los grupos a los cuales representan.

Un think tank es entonces, un depósito de ideas relacionadas con una causa, un fenómeno, un propósito; sin embargo, su concepto encierra una definición bastante estática, si nos atenemos a la definición del DRAE para el término “tanque”: recipiente o depósito de líquido o de gases. Es obvio que en el caso de los seres humanos, lo que almacena son ideas.

Considero que en el caso de los seres humanos que irradian su pensamiento a través de la acción y la palabra, el término que más se acopla es el de “reactor”. En efecto, un reactor, nos dice el DRAE es una “instalación en la que puede iniciarse, mantenerse y controlarse una reacción nuclear de fisión o de fusión en cadena”.

En la historia humana ha habido grandes hombres que pueden ser considerados como reactores de pensamiento, dado su poder de convocatoria y de persuasión, por medio de la palabra y de sus actos. Los vimos en las plazas públicas de las sociedades antiguas; los vimos en los espacios modernos de la radio, la televisión y los grandes diarios y revistas. Hoy los vemos en el ciberespacio ocupando significativos lugares en las redes sociales, en los blogs, en los portales cibernéticos, en las páginas especializadas, representando diversidad de intereses que van desde la ciencia, la tecnología, la política, la economía y los espacios, hasta hace poco subterráneos, como son la diversidad sexual y la equidad de género.

En la historia humana han ocupado su lugar de reactores figuras cimeras como Jesucristo, Ghandi, Martin Luther King, Aristóteles; y por supuesto, usted, que puede ser ese reactor que está esperando la sociedad guatemalteca para cambiar el rumbo de su vida.

viernes, 12 de julio de 2013

Maestros del Siglo XXI

                                                                                                     Publicado en el Diario de Centro América, el 12 de julio de 2013



Hace unos 35 años, cuando explicaba el funcionamiento del fax como medio de comunicación muy rápido entre las empresas, le dije a un grupo de estudiantes que conformaba el tercer grado de Educación Básica: “Al ritmo que va la tecnología no sería raro que en unos cuantos años el fax pueda reproducir no solo mensajes sino objetos tridimensionales”. Los jóvenes abrieron los ojos y se formó una amena conversación sobre el futuro de la comunicación.


Hoy día se puede comprobar que no fue el fax sino la impresora la que evolucionó a estos estadios tecnológicos. Este aparato tan familiar en muchos hogares, es capaz de producir, en su última generación, objetos en 3D. Y aunque está en fase de experimento, los científicos opinan que dentro de pocos años se estará produciendo en forma masiva, con un salto sin precedentes, en la producción de objetos de variada índole.

Este suceso nos obliga a reflexionar en las condiciones educativas de Guatemala, cuyo modelo y circunstancias deben ser superadas para preparar a los maestros que deben formar a los ciudadanos del siglo XXI con las exigencias científicas y tecnológicas de este siglo. No es posible seguir propiciando el aprendizaje de conceptos científica y tecnológicamente obsoletos. Mientras en otras latitudes los ciudadanos están adoptando nuevos estándares de calidad, los guatemaltecos seguimos con un sistema educativo que se empeña en reciclar el conocimiento de pasados siglos.

Debemos pensar que el mundo ha dado mil vueltas y los guatemaltecos nos hemos quedado varados en un conformismo que, lejos de hacernos competitivos, nos estanca y nos deprecia frente a las exigencias actuales.
Un maestro formado con una visión tecnológica y científica de vanguardia es capaz de producir saltos cualitativos en el sistema educativo y, por ende, colocar a Guatemala en mejores posiciones frente al mundo. Es urgente pasar de “tanques” a “reactores” de pensamiento.

viernes, 5 de julio de 2013

Una experiencia educativa innovadora

 Publicado en Diario de Centro América 5 de julio de 2013



Como docente universitario estoy cursando un taller sobre diseño de ambientes virtuales (DAV). Creo que es una lástima que no todos los profesores del país tengan la oportunidad de estudiarlo. El curso DAV constituye un punto de inflexión entre la tecnología del pasado, la actual y la que estará por venir. 


En el mundo de la comunicación masiva, este colosal cambio tecnológico ha provocado (y exigido) una nueva orientación de los productores de mensajes, esto es, más cortos, actualizados, novedosos y visualmente agradables. Los grandes medios de comunicación del mundo están presentes en la red. Esto por supuesto, ha traído un “plus” para estos medios, constituido por el cada vez mayor número de lectores y la mundialización de sus contenidos.

Este cuantioso cambio en las TIC se está marcando también en la educación de muchos países, constituyéndose en la tendencia que plantea un nuevo modelo de formación para el ser humano del siglo XXI. En este cambio estamos involucrados los profesores y también, por supuesto, los estudiantes que cada día demandan más y mejores recursos tecnológicos.

¿Cómo enfrentar este cambio? Así como lo hicieron los grandes medios de comunicación: atreviéndonos a ser distintos y aceptar los retos que la vida nos presenta y pensar que de nosotros depende, en mucho, la posibilidad de romper el círculo en que se encuentra sometida la educación guatemalteca. La única salida es innovar el sistema educativo con un esfuerzo decidido por transformarnos a nosotros mismos con un programa sostenido de cambio para el cambio. Por siempre hemos leído la famosa sentencia “Hombre, conócete a ti mismo”, atribuida a Sócrates, y nos ha causado gran impresión lo profundo de su contenido. Hoy día, a inicios del nuevo siglo, debemos dar un paso más y decir “Hombre, transfórmate a ti mismo”, dada la enorme posibilidad que nos ofrecen las TIC en nuestra autoformación.

Aunque tarde, feliz Día del Maestro.

Poesía Carlos Interiano