viernes, 27 de enero de 2012

Mi nombre

Cuando nací
me pusieron un estigma
y desde entonces ya no he sido
/sólo mi nombre/
aprendí a caminar
resignadamente
a la sombra de su compañía

a veces pienso que mi nombre
es algo así
como una gruesa corteza de la vida

aunque
viéndolo bien
mi nombre ha sufrido
ha peleado
ha sido víctima y victimario
criticado y maldecido
humillado
/exaltado algunas veces/

sin embargo
mi nombre
en una voz querida
es más que un canto
agradable a mis oídos



Vuelo



De vez en cuando
al caer la tarde
querrán mis manos
esconder algunos años
y llegar hasta ti
/exhuberante primavera/
a palpar la tersa piel
donde revienta la vida




Los mares




Los mares son así
frente a la vida sus aguas
parecen leve escarcha
tenue rocío
fugaz neblina

sin embargo
en su horizonte aparente
subyace el cosmos
se crea la vida
se sumerge la vida

hay mares tormentosos
mares sin esteros
mares remotos de playas ignotas
/piel azul profundo
señorío del silencio/
mares muertos
-sin sentido-
mares estrellas rutilantes en
el firmamento



Fast poetry





El tiempo es tan pobre
que ha perdido hasta el privilegio
de ser pausado
deliciosamente lento

ahora todo es fast

fast la ciencia
fast la justicia
fast el sexo
y las caricias
y los deseos
y el llanto
y la alegría

en fin
fast la poesía




Tiempos mejores





Porque nuestras lágrimas
no se dejaron llorar
a tiempo
hoy es tiempo
del llanto

porque la sonrisa
se ahogó en la garganta adolorida
hoy es tiempo de reír
en abundancia

porque el amor
fue prisionero en las cloacas
de la infamia
hoy es tiempo de amar
a plenitud



Simiente


Fecunda, la tierra se ofreció plena
como una amada.

Hundió sus manos en el surco
y la simiente reposó.

Un manto verde cubrió los campos.

Sonrió entonces, satisfecho como un poeta
sobre el camino verdusco de su tinta.

Vinieron las lluvias, las primeras milpas
ofrecieron al viento el fruto de sus esfuerzos. El espantapájaros
se avergonzaba de sus ropas. El poeta retocaba un verso.

Fue tiempo de cosecha.

El fruto del sudor se transformó en sustento, alegría, esperanza.
Entonces el poeta dobló el verso
y se fue a sembrar los campos. El fruto apetecido debía resurgir
de las entrañas de la tierra.

Polvo y carne, pensó, es lo que somos.
Y sus manos destilaron versos y maíz al mismo tiempo.



Lejana voz

Lejana voz
Sin cuerpo ni estructura
Lejana infancia lejana adolescencia
Lejana iniquidad
Y malicia lejana
Lejana trilogía
verdad justicia llanto
Lejana incertidumbre
Y lejana alegría

Ayer tan solo un lirio desafiaba el horizonte
Se reía del viento de la lluvia de la tarde
Indomable y rebelde con su blancura de nieve
Era un copo de vida con aroma
de muerte

Lejana voz que antaño se reía del mundo
Lejanas las palabras
Lejanas las caricias
Lejanas las tristezas de romances lejanos
Lejanos los amores que se volvieron recuerdos

Lejana la mirada...

Lejana idolatría de diosas incorpóreas
Lejanas las añejas callejuelas del alma
Lejanos los cabellos indomables al viento
Lejanos los jinetes de corceles desbocados
Lejanos los alados sueños de infante

Lejana voz. Lejana la palabra...

Poesía Carlos Interiano