martes, 16 de abril de 2019

NO SE QUITE LA ROPA


Imagen de Google

puede ser que debajo de la seda
se haga añicos la deidad
que he diseñado
y mis delirantes desatinos
se conviertan en granos de sal
                             que regresen al mar

No se quite la ropa. Sólo plísese
el velo del pudor por un momento
y ensáñese con este amor
que le profeso. Puede ser que
el furor de la lluvia que calcina
convierta en espuma mis denuedos
                                          y mis sueños

No se quite la ropa. Vuelva incógnita
la certeza de mi anhelo. Puede ser
que de tanto adivinarle
tornen ciertas las dudas
                              que me queman

ANTE LA MUERTE DE UN AMIGO

A Manfredo Castillo, seguidor de mi poesía. In memóriam                         El gruñido de la muerte pasa por este  andén muy cerc...