jueves, 15 de noviembre de 2018

Volver a jugar


Resultado de imagen para llanto reprimido
Imagen de Google

Usted me recordó, con sus ojos
de obsidiana, que los hombres no lloran,
y no tuve otra opción sino reprimir
mi humanidad
                         y echarme a caminar
por la vereda de sombras y de penas.
                      El niño aquel, que a veces surge,
volvió a esconderse en el cajón
                                               de sus recuerdos.

Al fin y al cabo, recordé que los hombres
sólo somos el espejo
                                    de nuestra burla.

viernes, 9 de noviembre de 2018

Kawoq, ruta 13-20

Son Manifiesto
La fundación Kawoq ruta 13-20 es una organización que dirige nuestro compatriota David Herrera en Monterrey, México. Está dedicada a la investigación cultural, se interesa en establecer los vínculos entre la cultura afrodescendiente y la meshica, sobre todo en aspectos musicales, gastronómicos y prácticas sociales. Con su formación antropológica Herrera ha llegado a profundizar en esas raíces que han permanecido invisibilizadas por la tradición occidental.
En nuestra reciente visita a Monterrey, David, a quien conozco desde su adolescencia en Guatemala, nos ilustró abundantemente sobre las civilizaciones maya, tolteca, azteca y meshica, mundo en el cual se ha introducido con dos propósitos fundamentales: rescatar y difundir las raíces culturales de estas civilizaciones y escudriñar sus vínculos con los afrodescendientes. A América estos últimos llegaron en calidad de esclavos, pero crearon patrones culturales que aún persisten. Vale la pena destacar que este antropólogo se ha dedicado a estudiar el calendario maya, y hoy día ofrece una visión distinta de la que por años se ha consignado en los textos.
Pero la fundación Kawoq ruta 13-20 es algo más que puro culturalismo. Conformada por un grupo de personas inquietas, esta institución también se dedica a otras actividades sociales: la música, la producción de videos, la grabación de discos, atención de niños y adolescentes en situación de riesgo mediante talleres sobre teatro, fotografía, video y diálogo social. De esta manera han logrado disminuir los índices de conflictividad entre pandillas en varias localidades. La fundación tiene un amplio radio de acción en varios estados del país vecino. Han incursionado también en proyectos de asesoría en comunicación política en procesos electorales, con magníficos resultados. Tienen el propósito de dedicarse próximamente a la edición de libros y otros documentos de importancia académica.
Recientemente, el grupo musical Afromeshico lanzó su primera producción musical compuesta de dos volúmenes. Recogen canciones conocidas en el ámbito folclórico mexicano y una composición de su vocalista Eduardo (Lalo) Domínguez Herrera, magnífico y joven cantante que conforma el grupo. Compuesto por talentosos artistas, esta producción musical, dirigida por David Herrera es el primer producto concreto donde fusionan elementos afros con meshicas.
Entre la obra audiovisual, en el reciente festival 4 Plumas de Quetzal (finalmente fuimos solo 3), realizado en el Museo de Linares, se presentó un video sobre las masacres en Guatemala durante los años de la guerra. Con escalofriantes escenas y la voz viva de Herrera, la narrativa conmovió a los asistentes. La musicalización estuvo a cargo del grupo Afromeshico. Vaya para nuestro compatriota y el grupo de mexicanos que lo apoyan incondicionalmente, nuestro saludo de felicitación y nuestros mejores deseos porque los próximos proyectos que están gestándose sean todo un éxito.

domingo, 4 de noviembre de 2018

DÍA DE MUERTOS




Calló la noche. Una voz anónima perturbó la cruz del cementerio.
Los últimos harapos de la tarde tejieron en mi alma el unísono
eco de las tinieblas.
Tristeza.
              Hambre de alegría.
                                      Solitaria deidad de la esperanza.
                                      El día parte con su luna de astros escondidos.
La luna, aún su enmudecida testa se resiste a presumirle a mi nostalgia.
Un rosario de silencios
                                          recorre las dolidas venas de mi cuerpo.
En el portal de la muerte, un ejército de estrellas participa
en la danza sepulcral de fantasmas y de sombras.
                                     La sonrisa de otros tiempos bebe cálices amargos.
Y los cálices amargos retornan, resucitan
                                                y se levantan,
                                                        y se levantan,
                                                                 y se levantan,
                                                                     hasta preñarse de vida.

                                                                  Monterrey, NL, México 1 de noviembre de 2018

sábado, 3 de noviembre de 2018

El garrote imperial



Resultado de imagen para garrote
Imagen de Google

Los liberales y neoliberales le rinden pleitesía a la fuerza económica porque dicen que allí radica el secreto del desarrollo social.

En todos los imperios ha prevalecido una lógica del poder basada en la fuerza. La vieja Grecia, la antigua Babilonia, el próspero Egipto, la Roma imperial, y tantos otros que dejaron grabada su huella en los anales de la Historia, son solo algunos ejemplos. En el mundo prehispánico fueron proverbiales los modelos de sujeción social. Mayas, aztecas, toltecas, incas, practicaban verdaderos rituales del poder. Algunos, incluso, acudieron al sacrificio de seres humanos (los más desprotegidos) como símbolo de control y de fuerza.
Pero la fuerza que da vida al poder no es solo aquella que se ejerce con el garrote. Hay maneras estructuradas a través de los siglos que el ser humano ha inventado para ejercer poder: la fuerza física (la más primitiva), la fuerza económica, la fuerza jurídico política y la fuerza ideológico-cultural.
La fuerza física, ya se sabe, es la más apetecida por algunos. En el hogar, por ejemplo, es común que la ejerza el hombre sobre la mujer, los padres sobre los hijos. A nivel social e institucional, la fuerza física la ejercen sobre la ciudadanía los cuerpos armados, algunas veces, de manera legal como resultado de un orden jurídico; otras, de manera ilegítima, conculcando los más elementales derechos humanos.
La fuerza económica es aquella resultante de la imposición de procesos productivos y de relaciones sociales de producción contra la voluntad ciudadana, lo cual produce el fenómeno de la explotación en sus diferentes modalidades. Los liberales y neoliberales le rinden pleitesía a la fuerza económica porque dicen que allí radica el secreto del desarrollo social.
Otro tipo de fuerza es el ordenamiento jurídico político, conformado por todo el andamiaje legal que se entreteje alrededor de la sociedad y que le dicta las normas permitidas y prohibidas en su actuar en todos los órdenes. Aquí también se ubica el tejido político, como el cúmulo de relaciones ejercidas por los actores de poder en torno a la aplicación del ordenamiento jurídico. Por eso se dice que una decisión más que legal refleja una visión política.
En lo ideológico cultural se ubica todo el andamiaje simbólico del poder, constituido en fuerza cuando los seres humanos respondemos, inconscientemente y de manera automática, respecto a las conductas toleradas, permitidas y prohibidas respecto a todo el actuar ciudadano. No se requieren censores ni vigilantes para que la sociedad se conduzca por los canales establecidos por el sistema. En los países con la consolidación de estas manifestaciones de fuerza no es difícil detectar que se trata de un sistema imperial.
Por ello no nos extrañe que los gritos de Trump sean el resultado de su desesperación por controlar, con el primer nivel de fuerza, la física, todo el descontento que por decenios se ha incubado en la sociedad latinoamericana en contra del hoy considerado el país más poderoso de la Tierra. Quizá la fuerza simbólica no sea tanta, que digamos.

viernes, 26 de octubre de 2018

¿Soros contra Trump?


Resultado de imagen para soros contra trump
Imagen de Google

Que gigantes del gran capital se aprovechen de estas necesidades para saciar sus apetitos voraces de poder es un acto criminal.

En internet circula el rumor sobre el financiamiento que el multimillonario húngaro-estadounidense George Soros está aportando a los movimientos migratorios de la región centroamericana. Recientemente se informó sobre posibles movimientos que estarían gestándose en El Salvador.
La información fue ventilada en internet por el sitio forosperu.net, bajo el título “Multimillonario izquierdista George Soros financia caravanas de migrantes". Por cierto, al tratar de ingresar de nuevo a ese sitio no se pudo, pues este había sido bloqueado. La organización Open Society Foundations (OSF, por sus siglas en inglés) ha financiado varios proyectos en el mundo. Centroamérica no ha sido la excepción. En Guatemala, por ejemplo, esta organización ha costeado a organizaciones no gubernamentales (ONG), entre las que destacan instituciones pro derechos humanos y justicia, medios de comunicación, universidades y personalidades de la vida política nacional.
Una de las líneas que, al parecer, más le gusta financiar a Soros es la de medios de comunicación, entre ellos: Plaza Pública, Nómada y elPeriódico. Líderes sociales, como Claudia Paz y Paz, y la propia CICIG han defendido los intereses estratégicos de este magnate en el país. Según el diario digital La República, la inversión del multimillonario en Centroamérica es de alrededor de US $2,567,296; dicha cantidad solo abarcaría los años 2016-2017.
A primera vista, al parecer dicha ayuda económica viene revestida de un interés humanitario, debido a ser el mismo Soros un sobreviviente del holocausto producido por la Alemania Nazi contra el pueblo judío. Sin embargo, todo acto de mecenazgo proveniente de los multimillonarios debe verse más bien como una estrategia de estos para mover su dinero y sacarle la más alta rentabilidad. No hay almuerzo gratis, dice el refrán.
El sitio forosperu.net denunciaba que el financiamiento del multimillonario a las migraciones multitudinarias provenientes de Honduras se debía a una lucha política que mantiene con el presidente norteamericano Donald Trump. Por ello, se da la actitud amenazante del mandatario contra Honduras, Guatemala y México. Si esto fuera cierto, debe entenderse como un acto criminal de ambos actores. Tan criminal como la lógica militar que prevaleció durante los años de la Guerra Fría, librada por los Estados Unidos y la antigua Unión Soviética, respecto de ejecutar sus batallas en los países del tercer mundo, armando a ejércitos insurgentes y contrainsurgentes para librar guerras que no eran nuestras. En un acto criminal, estos bloques económico-políticos ponían las armas; los países tercermundistas ponían los muertos.
La migración de miles de hondureños puede ser que tenga un origen en el desempleo, la violencia y la inestabilidad social. Eso nadie lo discute. Pero que gigantes del gran capital se aprovechen de estas necesidades para saciar sus apetitos voraces de poder, es un acto criminal, y debe rechazarse ipso facto.

viernes, 19 de octubre de 2018

La voz del migrante

Resultado de imagen para migrantes hondureños
Imagen de Google


Se dice que detrás de este movimiento hay mano peluda; que tiene que haber un cerebro que orqueste y dirija sus acciones. 

La voz del imperio ha vuelto a rugir; y tal como sucedía en aquellos tiempos de la “Pax romana”, Trump, cual César imperial, ha lanzado contra el empobrecido paisito centroamericano su enjundiosa sentencia: o controla a sus ciudadanos que amenazan con llegar en masa hacia el país donde “mana leche y miel”, o, con el garrote del dinero, le cierra toda ayuda económica.

Al parecer, es el único lenguaje que este empresario convertido en presidente, sabe hablar. Su única moneda de intercambio es el ahogamiento económico; una actitud imperial que deja fuera los más mínimos cánones diplomáticos y mucho menos, humanitarios. La ley del garrote. La paz americana, émulo de mal gusto de la estrategia de sometimiento que usaron los antiguos romanos.

Pero la columna de más de seis mil hondureños es la fotografía más elocuente del profundo clima de desesperación que sufren los países del tercer mundo, especialmente aquellos que se ubican en Latinoamérica. Hoy es Honduras quien se levanta y se atreve a desafiar la cuantiosa organización militar, el anti latinoamericanismo de quienes hoy ocupan la Casa Blanca, bajo la mirada consentidora o amodorrada de otras naciones del mundo.

En la columna hondureña viajan niños, jóvenes, adultos y ancianos, en condiciones paupérrimas. Se dice que detrás de este movimiento hay mano peluda; que tiene que haber un cerebro que orqueste y dirija sus acciones. Y en su encuadramiento de pobre análisis político quisieran revivir el fantasma del comunismo para, con un afán facilista, endilgarles la culpa. Pero resulta que hoy no existe ni comunismo, ni socialismo, ni nada que se le parezca para tener un chivo expiatorio.

Sencilla y llanamente, es el hambre provocada por las alarmantes tasas de desempleo que el feroz sistema económico impulsado por los mismos gringos y sus adláteres institucionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, han impuesto en las naciones menos privilegiadas: el neoliberalismo. Esta desgracia humana no sólo ha provocado desempleo sino las secuelas naturales de no tener satisfechas las más ingentes necesidades y una espiral de violencia incontrolable, masa de personas que asumen conductas delincuenciales, lumperización de la clase trabajadora, empobrecimiento de la clase media; y como un efecto contrario: un feroz enriquecimiento del empresariado en general.

Con este cuadro dantesco, la columna de seis mil ciudadanos hondureños será apenas el inicio de todo un movimiento continental que se organice para reclamar mejores condiciones laborales, trato justo para el mercado de sus productos, políticas transnacionales de desarrollo integral de las masas más necesitadas que provoquen un verdadero derrame del modelo neoliberal, si es que algo bueno tiene este engendro del mal. Por de pronto, la voz del migrante se ha hecho sentir, y su rugido ha sido tan fuerte, que ha molestado los oídos del ogro del hegemón del Norte.

Volver a jugar

Imagen de Google Usted me recordó, con sus ojos de obsidiana, que los hombres no lloran, y no tuve otra opción sino reprimir ...